El tiempo que una persona disfrutará de las relaciones sexuales varía mucho entre varones y mujeres, pero definitivamente son ellos quienes tienen más encuentros sin importar lo avanzado de su edad Está totalmente comprobado que los hombres viven menos que las mujeres. Pero un estudio reciente reveló que ellos; sin embargo, a pesar de su corta duración de vida, disfrutan mucho más del sexo. El concepto de “esperanza de vida sexual” fue desarrollado por un grupo de expertos estadounidenses encabezados por la autora de la investigación, Stacy Tessler, profesora de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Chicago. La media de años que una persona disfrutará de las relaciones sexuales varía mucho entre hombres y mujeres, pero definitivamente son ellos quienes tienen más sexo sin importar lo avanzado de su edad. Por ejemplo, entre los 75 y 85 años, el porcentaje de hombres sexualmente activos (38.9 por ciento) es casi el doble de las mujeres de su misma edad (16.8 por ciento). Y aún en ese rango de edad sólo el 11 por ciento de las féminas dice sentirse interesada por el sexo (hay otros temas más importantes para ellas a esa edad: la familia, el trabajo, sus tareas de distracción cuando están jubiladas), comparado con el 41 por ciento de ellos. Esto, revelan, se debe quizá a la existencia de medicamentos como el viagra, que permiten a los hombres seguir manteniendo una vida sexual activa, incluso con mujeres más jóvenes que ellos. Las mujeres de edad avanzada pierden el interés en el sexo. Así cuando ellos llegan a los 55 años pueden esperar 15 años de actividad sexual, mientras ellas sólo 11, si acaso. Pero si se trata de un hombre de buena salud, puede esperar todavía de 5 a 7 años más de sexo, mientras que ellas sólo entre 3 y 6 años adicionales. Esto da aún más esperanzas de vida sexual al varón que apenas roza los treinta, pues le esperarán otros 35 años de sexo intenso o 45 si su salud es buena. Los investigadores, se basaron para dar a conocer los resultados de este estudio, en dos grandes encuestas, el Estudio Nacional de Desarrollo en la Mediana Edad, en el que participaban 3 mil adultos de entre 25 y 74 años, y en el Proyecto Nacional de Salud y Envejecimiento en la Vida Social, en el que participaron otros 3 mil adultos con entre 57 a 85 años, finalizado en 2006. Los participantes proporcionaron información sobre su vida en pareja y tasaron la calidad de su vida sexual, así como la frecuencia con la que mantenían sexo. Los voluntarios también tasaron el nivel de su salud general como pobre, correcta, buena, muy buena y excelente. La clave, afirman los investigadores de la Universidad de Chicago, es un buen estado de salud, para aumentar la libido, el deseo y evitar la disfunción eréctil.

Anuncios

MEMORÁNDUM

Publicado: 30 diciembre, 2010 en Uncategorized

A: Todo el Personal de la Empresa

DE: Gerente de Fotocopiado

REF.: Uso de “POST-IT” o papelitos autoadhesivos.

Se ruega, especialmente al Personal Femenino de la Empresa, que al momento de solicitar fotocopias mediante el uso de “POST-IT” tenga a bien expresarse con propiedad, mediante frases completas y sin ambigüedades.

Ha trascendido que los “POST- IT” adjuntos a los documentos por fotocopiar, han venido causando serios problemas a algunos de nuestros funcionarios. A manera de ejemplo, se citan algunas frases utilizadas comúnmente en ellos y que son la causa de los citados problemas:

“Por favor Felipe, házmelo lo más rápido que puedas, porque el Gerente me lo va a pedir ahora.”

“Jorge, sé bueno… házmelo como la otra vez, ¡please!”

“Hernán,…. hazme cuatro rapidito, pero bien. Tú sabes cómo me gusta.”

“Miguel, la quiero por los dos lados, y fíjate bien que por detrás tiene que entrar todo.”

“¡Vamos José, primero a mí, que lo estoy necesitando súper urgente!”

“Raúl, te pido especialmente que cuando la saques, se vea lo mejor posible.”

“Germán, hazlo rápido o lento, como quieras, pero que salga bien.”

“Rodrigo, préstame atención… ¡Estoy atrasada!”

“Don Jaime, mire que es ancha y larga, así que póngala derechita para que no quede nada afuera… ¿ya?”

“Marcelo: ¡No te olvides de sacármela toda por favor!”

Diez formas de impresionar a una mujer

Publicado: 30 diciembre, 2010 en Uncategorized
La simplicidad en la conquista puede ser un factor esencial para enamorarlas. Algunos de los métodos son: decirle cumplidos, pedirle consejos y socializar con sus amigos

Para impresionar a una mujer en las primeras citas no es necesario, a veces, hacer gran despliegue de movimientos que la hagan caer rendida. Lo más sencillo es siempre lo mejor, se dice por ahí. Por eso, he elaborado una lista con las diez maneras más sencillas pero también más eficaces de impresionar a una mujer.

No se trata de dar a conocer las revelaciones jamás escritas o, lo que podría traducirse como el santo grial de la seducción, sino apenas se trata de un esbozo de lo que puede funcionarle a ellos con ellas. ¡Suerte, matador!

1. Hazle cumplidos positivos. Decirle a una mujer que te sientes muy, pero muy bien a su lado la hará sentirse de maravilla. También te permitirá dar pauta para preguntarle qué otras cosas la hacen feliz y cuáles otras la pueden hacer sentir aún mejor. Además de que quedarás bien haciendo este tipo de preguntas, a ella le encantará saber que te interesa su estado de ánimo.

2. Pídele un consejo. A las mujeres, ya sea como amigas o como cita, les encanta que le pidas un consejo para algún tema importante de tu vida cotidiana. No se trata de contar en la primera cita los problemas, ires y venires de tu vida entera, pero ten en mente la idea de una pregunta.

Este acto le demostrará que consideras valiosas las opiniones de la gente a la que estimas o te interesa. Sólo que ten precaución de hacer como que no sabes nada acerca de la vida al hacerle una pregunta demasiado ingenua, o en todo caso, como reza el dicho mexicano “te saldrá el tiro por la culata”.

Puedes preguntar por ejemplo algo sencillo como ¿a dónde crees que debería cambiarme, a una casa o a un depto? De esta manera, al mismo tiempo, darás pie a más conversación que te permita conocerla.

3. Hazle cumplidos acerca de cómo se ve. Para todas las mujeres es importante que le digan que siempre se ve linda, hermosa, guapísima, radiante. Evita que la chica te pregunte: ¿cómo me veo?, para que hasta entonces tú debas responder, “bien”.

Si dices al encontrarse, algo como: “¡Te ves maravillosa en ese vestido!” dará mucho mejor resultado que un: “¡Qué lindo vestido usas!”. Puedes decir lo mismo pero de manera diferente. Eso cambiará mucho las cosas.

4. Ábrele la puerta. Este gesto clásico de caballerosidad masculina es verdaderamente significativo para muchas mujeres. Toda mujer podrá dejar de lado la igualdad de género, que le han quitado lo caballero a los hombres y al mismo tiempo este tipo de actos gentiles con ellas, cuando de pronto le abras la puerta del coche. Abrir la puerta para ella no requiere de mucho esfuerzo ni tiempo y sí te puede aumentar los bonos en tu trabajo de seducción.

5. Pregúntale cosas sobre ella. Cuando los hombres salen con una mujer siempre quieren hacerla sentir cómoda con ellos. Preguntarle cosas acerca de su pasado o sus cosas favoritas le permitirá a ella abrirse y sentirse más cómoda contigo. Al mismo tiempo ella te abrirá una puerta a su mundo y sabrás más datos sobre sus gustos, más que lo que puede decirte su apariencia física o vestuario.

6. Ignora a tu teléfono. Hoy en día muchos hombres piensan que en medio de una cita o en una conversación con alguien es correctamente aceptable que ellos respondan a una llamada o escriban un mensaje de texto. Cuando esa mujer realmente te interesa y quieres quedar bien con ella, apaga tu teléfono o ponlo en vibrador. Dile que lo haces para que nadie interrumpa su conversación, así ella tampoco creerá que tendrás llamadas de otras mujeres y, puesto que estás con ella, no les responderás. Dile la verdad.

7. Socializa con sus amigos. Cuando una mujer te interesa, seguramente evaluaste ya su manera de verse, sentido del humor, inteligencia. Ellas ven lo mismo en ti pero además te verán siempre como una potencial pareja. Uno de los factores que aumentarán tus puntos es el hecho de que te introduzcas sin dolor en su círculo de relaciones personales y amigos.

A las mujeres les gustan los hombres agradables, sociables y encantadores. El tipo de hombre que puede ingresar a cualquier círculo social. Si los impresionas, la impresionarás a ella. Pero no te olvides de ella y al final termines hablando más con su mejor amiga.

8. Ayúdala con su abrigo. Algo que pudiera ser del siglo pasado, cosas con las que tu abuelo conquistó a tu abuela, ¿sabes qué? ¡funcionan! Las mujeres aman esta manera de ser románticos a la vieja usanza, es decir, este tipo de cortesía que hoy ya no es tan común. Esto ayudará a que suban sus bonos de confianza en ti y a saber que en realidad quieres quedar muy bien con ella.

9. ¡Arréglate bien! Un buen aroma siempre será agradable para toda mujer. Las mujeres quieren a sus hombres siempre bien arreglados. Quieren que se vean bien y huelan bien todo el tiempo.

10. Mírala a los ojos. Nada más sencillo que eso. Sobre todo cuando ella te hable de sí misma, de sus gustos, de su forma de ser, de lo que quiere en la vida. No se te ocurra en esos momentos ni por error bostezar, voltear la mirada a otra parte o, peor aún, mirar a otra mujer.

Como saber si le gustas a ella!!!

Publicado: 30 diciembre, 2010 en Uncategorized

1. Piropos de ella a ti: tienen cita en algún lugar, tú llegas espléndido, perfumado y guapo, como siempre. Dependerá mucho del carácter de ella, pero casi siempre, si hay algún tipo de interés, te dirá algo sobre tu aspecto como “pero qué guapo”, “ese perfume es mi favorito”, “wow, ¿pues a dónde vamos a ir?”, “te queda muy bien el blanco”, etc…

Eso te dirá que hay cierto interés. Claro, también se dice eso a los amigos, pero el tono en que lo diga será muy importante. Casi siempre será en uno de flirteo, de querer recibir una respuesta. Por supuesto, lo siguiente será decirle un piropo a ella. El mejor que encuentres en tu repertorio.

2. Se pone nerviosa: siempre puedes saber cuando ella tiene pequeños tics nerviosos que repite una y otra vez cuando está frente a ti: toca su cabello, toca su nariz, se enrojece, se ríe, se moja los labios constantemente, se muerde un labio, no puede dejar de mover sus manos y hacer aspavientos, etc.

Intenta ver qué reacción tiene inmediatamente después cuando, por ejemplo, acaricias su cabello. ¡El tic nervioso que lleve a cabo, deberás grabarlo en la mente! Pues cada vez que lo realice entonces sabrás que hay algo de ti que la ha puesto nerviosa.

3. Te mira a los ojos: una vez que ha superado su nerviosismo, entonces intentará hacer contacto contigo; sobre todo, cuando estén hablando de temas que le parezcan importantes de ti o importantes para ella. Cuando eso ocurra, ¡no desvíes la mirada a otro lado! El contacto de miradas es para nosotras muy importante. Creemos que podemos develar las verdades ocultas… aunque a veces eso no funcione.

4. Ella intenta tocarte: no se trata de un toqueteo así, mundano, vaya. Sino más bien de, tal vez, ir caminando por la calle y tomarte el hombro, tocar tu brazo o, si están sentados, tocar tu pierna de vez en cuando. Si llega más allá, como por ejemplo, tocar tu cabello o tu mano… definitivamente ya estás del otro lado.

5. Se interesa en lo que te gusta: intenta platicar acerca de lo que a ti podría gustarte. Pregunta cosas y puede parecer muy curiosa de inicio. A veces serán preguntas veladas y otras, muy evidentes. ¿Qué hacer? Decirle tus pasatiempos más interesantes, los que más crees que la dejarán sin aliento. No mientas ni exageres, porque si alguna vez tienen una relación, deberás comprobarlo, sólo di la verdad. Exalta eso que te hace diferente del resto.

6. Su apariencia: en cada cita va cada vez más arreglada y guapa que la vez anterior. Sabes que pone énfasis en los detalles, o intenta hacerlo. A veces puede hacer cambios como cortarse el cabello, pintarlo, llevar un vestido nuevo, etc.

7. Va a retocarse al tocador: no aplica con todas las mujeres, pues hay muchas que no se maquillan, pero por regla general cuando ella va al baño y regresa con un poco de labial aquí y un poco de blush allá, es que definitivamente quiere ser hermosa todo el tiempo para ti. Bueno, si eso ocurre, un piropo como “¿se puede ser más hermosa aún?” puede funcionar a tu favor.

8. Divertida: siempre está de buen humor a tu lado, todo le parece maravilloso, se siente y se ve espectacular y hay un brillo en sus ojos cuando te mira. Si ríe demasiado a tu lado… definitivamente ya estás más allá del bien y del mal.

El arte de conquistar!!!

Publicado: 30 diciembre, 2010 en Uncategorized
Ya sabemos que no todos los hombres son expertos en conquistar a una mujer. A veces parecería que hacen todo, absolutamente todo para espantar a todas las mujeres sobre la tierra. ¿Qué hacer entonces para seducir a una chica y… tener resultado?

Aunque es verdad que no hay una receta que diga paso 1 esto, paso 2 aquello, y ya está: ella estará rendida a tus pies (pues todo dependerá de cada hombre y de cada mujer, de sus propias historias, de sus objetivos de vida, de si sólo quieren pasar el rato o quieren a esa mujer para toda la vida), sí hay cosas que definitivamente ayudarán a que ella por lo menos se sienta más interesada en el hombre en cuestión.
¡Espero que estos consejos les ayuden por lo menos a saber el terreno que pisan!

1. Sé honesto. No mientas: las mujeres aborrecen las mentiras, incluso aquellas que podrían parecer piadosas. Aunque a veces puede ser que no nos demos cuenta de que has dicho una inicial mentira, en el momento de conocerla, por ejemplo, siempre intuimos y sabemos que hay algo raro con eso. Iniciar con mentiras no augura nada bueno a esa relación (si esperas que dure y sea importante). Si dices la verdad sobre cualquier cosa, será un gran punto a tu favor.

2. Dile piropos inteligentes. No abordes a una chica con un ¿te conozco? o un “eres la mujer más hermosa que he visto en mi vida”. Nada vulgar. Eso espanta a cualquiera de inicio. Puede funcionar más y mejor un, sí quizá cursi, pero efectivo “mis ojos después de verte, no serán los mismos, con tanto resplandor”.

3. Usa la inteligencia. Ya está más que comprobado que preferieren siempre (en la mayoría de los casos) hombres inteligentes que caritas. Pero si eres agraciado y además inteligente, usa ambos talentos para llegar al corazón de una mujer. Que tu primera plática sea entretenida, divertida, inteligente. No llegues a hablar del tiempo y del calor que hace. Si lo haces ella se dará la vuelta enseguida. Alguna ocurrencia, algo que de inicio le saque una sonrisa, funcionará muy bien.

4. Demuestra interés en sus temas. Una vez que has seguido todos los consejos anteriores, no eches todo a la basura, si no sabes mantener la conversación. Interésate en lo que ella dice, en su trabajo, en lo que hace, en lo que quiere hacer. Mírala a los ojos siempre y evita mirar todo el tiempo su escote. Sólo acaso, será más provocativa una mirada ocasional a sus labios, a sus manos tocando su cabello, y sí, ocasionalmente al escote (¡sólo algún par de veces!).

5. Sé diferente. Exalta las cosas que te hacen diferente a otros hombres: tu trabajo, tu forma de ver la vida, lo que has hecho, lo que acostumbras hacer. No se trata de parecer ególatra pero debes ser inteligente para que ella reconozca que eres muy diferente del resto. Una joyita, vaya.

6. Habla del futuro. Una plática breve que se proyecte a futuro te hará verte interesado en su proyecto de vida. No lo olvides, las mujeres siempre piensan en el futuro. Cosa, palabra, estado de tiempo, situación que la mayoría de los hombres no quiere escuchar ni mencionar. No se trata de que ella de inmediato piense que quieres casarte con ella sino que vea que eres alguien con quien se puede hablar de cosas importantes.

7. Hazla reír. A todas las mujeres les encanta pasar un momento divertido. El humor en compañía es siempre sexy. Que sepa que, si está preocupada, estresada o le inquieta algo, contigo se olvidará de todo. Eso es un buen punto (sino es que uno de los más importantes) de la seducción para que ella quiera seguirte viendo: porque sabe que siempre la pasará bien a tu lado y harás que se olvide de todo.

8. Hazla sentir única. Que sepa desde el inicio que te interesa, que tiene una plática excepcional, que te interesas en lo que dice o hace, que te encanta descubrir cosas de ella. Ella reconocerá la sinceridad.

9. Hazle un regalo. Algo sencillo, lo que sea, algo que se lleve de ti cuando no estén juntos. Algo que le haga recordarte cuando no esté a tu lado.

10. Cada vez que vuelvan a verse, intenta nuevamente a repetir todo esto. Cada vez con más intensidad, hasta que puedas llegar al punto de tomarle la mano, abrazarla, besarla. Claro, esto si en esta primera vez ella no ha caído ya…

PERDONAR LA INFIDELIDAD?

Publicado: 30 diciembre, 2010 en Uncategorized

Para reconciliarse ante un engaño se necesita enfrentar el problema, conocer sus causas y resolverlo; ya que en muchos casos ser infiel nos habla de la capacidad de romper acuerdos.

A mi me enseñaron que personar es una acción tan noble y representa una capacidad tan elevada de amor al otro que decides perdonarle su infidelidad. Total, soy una gran persona y se lo voy a demostrar perdonando algo tan doloroso como eso.

La infidelidad perdonada es una arma de dos filos, si esto no conlleva un trabajo previo de conciencia. Muchas personas creen que perdonarla, mas la enaltece. Curiosamente es cierto, pero no, en todos los casos, lo mejor.

Cuando nos ponen el cuernote tenemos varias opciones para reaccionar ante ello, una es la venganza que puede ir dese hacerle lo mismo al otro, hasta quitarle la vida o suicidarnos, o en el menor de los casos mandarla a la chingada, de cualquier manera buscamos “que pague” y perdonar tambien es una forma de pasar la factura.

Por ejemplo, cuando nos vengamos con una infidelidad, dicen los sicologos, es mas bien la manifestacion “con permiso” (el pretexto de que nos fueron infieles es una especie de permiso) para cometer una accion que desde el inconsciente deseabamos llevar a cabo y no nos atreviamos, pues en realidad la infidelidad es un problema personal y no en si del otro.

Algo parecido pasa cuando perdonamos para enaltecernos frente al otro; de manera inconsciente buscamos generarle un sentimiento de culpa, pero aun mas de humillación y sobajamiento. Hacer sentir “miserable” a quien nos daño es otra forma de venganza. La factura tarde o temprano se pasa o se cobra “en comodas mensualidades”, cada que se puede le recordamos lo vil que fue y lo “buenos” que fuimos nosotros al perdonarle su falta.

Esto se hace de manera explicita o encubierta. Lo podemos expresar tal cual por ejemplo al decir: “Oye, recuerda que yo te perdone”. O bien, con con nuestras acciones como aumentar el control del otro, molestarnos por cualquier cosa que haga, alejarnos de ella, o empezar notar indiferencias en la relacion para que el sentido de culpa sea mayor.

El perdon ciertamente es una accion que nos debe liberar y ayudar a mejorar las relaciones con los demas; pero para darlo, debemos estar conscientes de que eso no significa olvidar el asunto, hacer como que nada paso, o usarlo como venganza.

Para perdonar una infidelidad se necesita enfrentar el problema, conocer sus causas y resolverlo, ya que en muchos casos ser infiel habla de la capacidad de romper acuerdos y de la desvalorizacion dela confianza en la persona, lo que es un reflejo de autoestima dañada que busca, de alguna manera, ser castigada o reprimida. Perdonarla para vengarnos alimenta el circulo vicioso.

El perdon autentico, sanador, liberador de culpas se da a partir de la responsabilidad. Y para perdonar asi, requerimos ayuda.

Los problemas de infidelidad necesitan apoyo psicologico para resolver los conflictos internos, ya que de otro modo siempre se guardara rencor a la persona que nos daño, y aunque no se lo demostremos sabremos que siempre estara presente ese acto.

Perdonar no es un acto de amor, es un acto de conciencia que nos permite amar mas sana y responsablemente.

Como le hace Santa???

Publicado: 23 diciembre, 2010 en Uncategorized

Imaginemos cómo es que Santa Claus, hombre regordete y entrado en años, entrega los regalos. Imaginemos que su fama como dadivoso es cierta y su tarea de llevar regalos a los dos mil millones de menores que hay en el mundo de acuerdo con la UNICEF, es realidad. Entonces, ¿cuáles serían sus opciones para cumplir con esta tarea?

Roger Highfield, autor de La física de Navidad, calculó que en la noche del 24 de diciembre, Santa tendría que hacer casi 850 millones de paradas y, si viajara en sentido opuesto al de la rotación de la Tierra, tendría otras 24 horas para cumplir con su misión. Sin embargo, el tiempo seguiría siendo insuficiente.

Santa debería viajar realmente rápido para cumplir con semejante empresa. Esa es la clave.

Según Highfield, editor de la revista especializada New Scientist, para que Santa pueda llevar a cabo su tarea tendría que viajar a la velocidad de la luz: 300 mil kilómetros por segundo.¿Puede Santa? Claro que no. Por suerte, la física moderna puede ayudarlo a cumplir la entrega.

“Nadie lo ha visto, pero eso no significa que no exista”, le dijo a BBC Mundo desde los laboratorios del Consejo Europeo de Investigación Nuclear (CERN), en Ginebra, el doctor en Física Experimental de Altas Energías, Daniel Tapia.

“Quizá la razón por la cual Santa Claus nunca ha sido visto es porque, al menos por esa noche, se comporta como un fenómeno cuántico”, señaló el experto.

“En mecánica cuántica, el principio de incertidumbre de Heisenberg nos dice que si conocemos una variable muy bien, la otra variable no la podemos conocer con precisión. Podemos saber a qué velocidad viajará Santa, pero no su posición”.

Así es como Santa puede ser una superposición de estados cuánticos, es decir, una suma de muchos santas que se reparten por todo el planeta. ¿Pero qué pasa si Santa es visto?

“Se conocería su posición exacta, lo cual provocará que el estado cuántico colapse y que ya no se puedan repartir más regalos”, asegura con desilusión el investigador.
Así que la maravilla de Santa depende de que nunca lo veamos, pues si lo llegamos a ver, deja de existir.

Pero Santa puede querer evitar esto, así que apelaría a su conocimiento de la teoría de la relatividad de Einstein; crearía una nube de relatividad, dentro de la cual el espacio, el tiempo y la luz se perciben de una manera totalmente diferente a como se perciben fuera de ella.

De acuerdo con Larry Silverberg, profesor de Mecánica e Ingeniería aeroespacial de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, Santa tendría meses para hacer sus entregas y para nosotros ese tiempo no significaría mas que un abrir y cerrar de ojos.

Aunque, tal vez Santa quiera dejar atrás las molestias de salir en trineo y arriar a un grupo de renos rebeldes, podría hacer las entregas desde la comodidad de su casa.

Podría aplicar el descubrimiento de científicos del Instituto de Tecnología de Karlsruhe de Alemania y del Imperial College de Inglaterra, quienes lograron poner un objeto microscópico en un bulto de nanoestructuras de oro que distorsionaron la luz para darle la vuelta al objeto de forma tal que se volvió invisible.

De acuerdo con Gerardo Herrera, físico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados de México (CINVESTAV), Santa colocaría los regalos con más calma días antes de Navidad. Los dejaría fuera de la mirada de los niños con una cubierta de nanoestructuras que los hiciera invisibles hasta que la noche del 24 de diciembre, con una simple llamada de celular y haciendo uso de los recursos de computo GRID, los hiciera aparecer desde la comodidad de su casa en el Polo Norte.

Una opción más sería pedirle una mano a la NASA, “en la actualidad, la NASA cuenta con varios sistemas de propulsión y tecnologías de dispersión de calor, pero ninguna -hasta donde yo sepa- podría aproximarse a satisfacer las necesidades de velocidad que requiere Santa Claus para viajar”, aseguró Mundo Clinton Cragg, ingeniero principal del Centro de Ingeniería y Seguridad de la NASA (NESC).

Es por lo anterior que Santa puede querer ser más terrenal, menos espacial y centrarse en la importancia de la logística.

Ian Silverton, director de operaciones de Fedex en España y Portugal, coincidió con esa opinión y señaló que “si Santa le pidiera prestada su herramienta tecnológica estrella, le daría el tracking and tracing (seguimiento y rastreo)”.

Otra posibilidad sería algo parecido al Delivery Information Acquisition Device (DIAD IV) de UPS, pues su batería dura casi todo un día, cabe en una mano, tiene 128 megabytes de memoria y funciona con el sistema operativo Windows CE.NET.

Gracias a las redes inalámbricas, Santa Claus podría retransmitir datos en tiempo real, recibir información de último minuto sobre algún niño que siga despierto y aprovechar al máximo su posición geográfica para hacer la mayor cantidad de entregas en el menor tiempo posible.

Es así como, echando mano de la imaginación, de la ciencia o la tecnología, un solo hombre, regordete y entrado en años, seguro podría cumplir con la ilusión de todos los niños del mundo de recibir un regalo en Navidad.